LA TRAICIÓN

Apenas cuatro días después de las elecciones europeas, tan solo unas horas antes de que celebrásemos el Día de Canarias y doce días antes de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre el recurso presentado por el Gobierno de Canarias, el Ministerio de Medio Ambiente y Agricultura nos hizo a todos los canarios y canarias el regalo más envenenado que podría recibir nuestra economía y nuestro territorio en plena crisis económica: la autorización a Repsol para realizar los sondeos exploratorios en tres pozos de hasta 5.000 metros de profundidad a escasas millas de la costa de Lanzarote y Fuerteventura.

 

LA MALETA

“Esto no es una cuestión que afecte a Canarias, esto es una cuestión que afecta a España”. Así finalizó el ministro de Industria, José Manuel Soria, su intervención en la interpelación que le planteé el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados sobre las prospecciones petrolíferas autorizadas por su departamento a la compañía Repsol frente a las cosas de Lanzarote y Fuerteventura. Esta frase resume de una manera muy gráfica la posición de un Gobierno acorralado que, en un ejercicio de malabarismo dialéctico, es capaz de negar incluso una realidad tan objetiva como la geográfica para acallar la oposición mayoritaria de la sociedad canaria a este proyecto.

 

INTERVENCIÓN EN LA INTERPELACIÓN A SORIA SOBRE LAS PROSPECCIONES

Esta es mi intervención en la interpelación que realicé el día 14 de mayo al ministro de Industria, en el pleno del Congreso de los Diputados, el pasado día 14 de mayo.

 

MÁS EUROPA, MÁS CANARIAS

Pese a la notable influencia que tienen sobre nuestras vidas las decisiones que se adoptan en la Unión Europea o el creciente protagonismo de las instituciones comunitarias en la elaboración de leyes e, incluso, su desafortunado papel en la aplicación de una política de ajustes devastadora para nuestro país, los ciudadanos continúan percibiendo a la UE como un lejano y desconocido entramado de instituciones que no despiertan su interés. De ahí que exista una enorme preocupación sobre si el abstención se terminará imponiendo a la participación en las urnas en las elecciones que se celebrarán el próximo día 25 de mayo.

 

ABRIR PUERTAS AL AIRE

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) certifican que, pese a las cifras históricas que está experimentando el sector turístico, un solo motor no es suficiente para que la economía canaria avance hacia un modelo productivo que genere empleo. Pese a que el diagnóstico de todos los analistas señala que el paro se hará crónico en Canarias si no apostamos por la diversificación y articulamos nuevas vías que generen crecimiento, el Partido Popular rechazó esta semana una iniciativa que defendí en el Congreso de los Diputados para desarrollar una de nuestras principales fortalezas: garantizar la quinta libertad del aire en las Islas y permitir que el Archipiélago se convierta en un nudo de comunicaciones aéreas y marítimas entre Europa, África y América.

 

LA EUROPA DE LAS OPORTUNIDADES

Los ciudadanos tienen la percepción de que vivimos en un invierno que nunca acaba. Aquella Europa que supuso una bocanada de aire fresco para nuestra democracia y contribuyó a impulsar un progreso sin precedentes en nuestra economía se ha diluido en apenas un suspiro por el brusco giro impuesto por la troika europea para afrontar la crisis económica con dos recetas inaceptables: el “austericidio” y la inyección de sumas millonarias al sistema bancario.

 

EL ESPÍRITU DE LAS ISLAS LOFOTEN

En la tierra en la que el Sol no siempre se pone emergen las islas Lofoten, en el Círculo Polar Ártico. Un archipiélago situado cerca de la costa noruega de una extraordinaria belleza. En este paraíso para los amantes de la naturaleza, sus ciudadanos lograron que el Gobierno diese un paso atrás en su proyecto de realizar prospecciones petrolíferas en un mar de tonos azulados, verdes y turquesas en cuya superficie habita la colonia de aves marinas más importante de la Europa continental y se esconde el caladero de bacalao más grande del mundo y el mayor arrecife de coral de aguas frías.

 

LA FRUSTRACIÓN DE LOS ATUNEROS

La vida en el mar es una de las más difíciles que existe. La soledad en medio del océano y las maratonianas jornadas lejos de casa para rastrear el espacio marino a la búsqueda del sustento para mantener sus economías familiares convierten al sector pesquero en uno de los que más sacrificados. Una dureza que ha obligado a muchos a buscar fuera del mar una salida laboral menos exigente y que les permita estar más cerca de sus familias.

A las dificultades que entraña salir cada madrugada a la inmensidad del mar, muchas veces sin una fecha de retorno, se suman otros inconvenientes de carácter administrativo y diplomático que añaden nuevos obstáculos a una actividad que, por sí sola, conlleva muchísimos esfuerzos. Es el caso concreto de los atuneros canarios, que esta semana han agotado en poco más de un día la limitadísima cuota fijada por la comunidad internacional y aceptada por el Estado para las Islas.

 

¿POR QUÉ VOLVER AL PASADO?

Quienes consideramos que hay que mirar con confianza al futuro para encontrar respuestas que ya no se hallan en el pasado, creemos que existen razones más que suficientes que justifican nuestra oposición a que Canarias sea el escenario de la búsqueda de una fuente de energía antigua cuyo impacto podría afectar seriamente al tesoro más preciado por quienes residimos aquí y por los más de doce millones de turistas que nos visitan cada año.

 

NO SON AJUSTES, SON DECISIONES POLÍTICAS

La regeneración de la playa del Castillo, situada en Caleta de Fuste, en el municipio de Antigua (Fuerteventura), es una reivindicación cuya demanda ha transitado por diferentes despachos ministeriales sin que el Gobierno del Estado haya sido capaz –o no ha querido- de encontrar una solución que permita ejecutar una obra imprescindible para una zona turística que recibe más de medio millón de visitantes cada año.