Frente a las descalificaciones absurdas e infundadas con las que el PP ha querido desacreditar a Coalición Canaria, lo cierto es que hemos dado un enorme paso adelante esta semana con el acuerdo que garantiza un mejor tratamiento de Canarias en los Presupuestos Generales del Estado y el desbloqueo de los principales contenciosos históricos pendientes: Estatuto de Autonomía, Ley sobre las Aguas Canarias y Régimen Económico Fiscal.

Frente al cúmulo de disparates que hemos tenido que escuchar en estos días, lo cierto es que el acuerdo que firmé el lunes con el portavoz socialista José Antonio Alonso no da aire a Zapatero, sino a Canarias.No solo desatasca obstrucciones importantes en la historia de Canarias, sino que aporta financiación nueva y fresca, mientras la mayoría de regiones disminuyen las dotaciones estatales.

El acuerdo es muy largo y preciso. Me interesa destacar su coherencia con las mociones que sacamos adelante en el Congreso en los últimos meses relativas al impulso de la industria y del turismo, que no se quedan así en papel mojado: Ahí están los nuevos 22 millones de euros para el programa de reindustrialización REINDUS o el aumento hasta los 42 millones de euros de la partida destinada a la creación o mejora de infraestructuras turísticas, en convenio con el Gobierno de Canarias.

Nuestras propuestas parlamentarias sobre conectividad y transporte, no solamente se concretan en una nueva y mejor formulación de las rebajas de las tasas aeroportuarias, sino en un incremento de las subvenciones al transporte de mercancías , un avance claro en los proyectos de tren en Gran Canaria y Tenerife y nuevos pasos hacia la constitución de Canarias como una gran plataforma aérea: registro especial de aeronaves y compromisos de acuerdos de “quinta libertad” que nos interconecten mejor ccon el mundo.

Lugar especial vuelven a tener en el acuerdo los fondos para políticas activas de empleo, con cerca de 200 millones de euros. Un ejemplo de su capacidad: Sólo con los cuarenta logrados en 2010, dedicados a la construcción y mejora de colegios, se ha podido contratar a más de doscientas empresas, que sostienen el empleo de más de tres mil trabajadores.

Que el PP se hubiera quedado callado no hubiera sido extraño, porque está genéticamente diseñado para no reconocer nada en lo que no participe. Pero que se dedique a desacreditarlo con una estrategia burda, tosca e ineficiente de escalada al poder, no sólo contribuye a la confusión pública y a la desacreditación global de la clase política, sino que genera graves quiebras dentro del partido conservador. Porque muchos de sus militantes no entienden que se den tantos palos de ciego contra una realidad que es evidente, expresada por escrito en once folios muy precisos, a los que cualquier ciudadano puede acceder si lo desea.

 

Leave a reply